¿Vale la pena ser un buen jefe?

Se ha conocido a través de estudios en los últimos años, que el nivel de retención de un excelente capital humano, se debe principalmente a la CALIDAD DE JEFE que se tiene. Si bien es cierto, siempre se ha dicho que trabajamos porque necesitamos dinero, o cómo dirían los abuelos: “se trabaja para ganar lo de la papita”. Pues bien, estos refranes comunes y éstas ideas han quedado abolidas luego de mirar otros factores determinantes para que sus trabajadores se sientan contentos de trabajar en su compañía.

Liderazgo

Otros factores determinantes para que nuestra gente se sienta a gusto en la empresa para la cual trabaja, pueden ser aquellos aspectos no salariales que motivan, tales como reconocimientos, el descanso remunerado,  oportunidades de proyección y acenso dentro de la compañía, formación y capacitación apoyado por la misma y en general, el sentimiento de un buen clima laboral.

Pues bien, como lo mencionaba anteriormente, se ha visto que EL JEFE, no sólo es un principal factor de retención de talento, sino que desafortunadamente, también se puede volver el principal motivo de deserción.

Cuando se tiene una muy mala relación con el jefe, las personas optan por retirarse de la organización, pero en realidad no renuncian a ella, ¡Renuncian a su Jefe!, y las consecuencias  las vivirá la organización como tal.

Un jefe debe ser “Respetable” y no “Temible”, y por ello el énfasis en que más que ser Jefe, debe ser líder.  Para que un trabajador sea productivo, tenga un desempeño óptimo y dé siempre un valor agregado a su trabajo, debe estar motivado para hacerlo, y esto no se consigue con amenazas, presiones y mucho menos mal trato.

Sin embargo, no es suficiente con un buen trato.  A continuación relaciono algunos aspectos, que cómo líder de un grupo de trabajo se debe tener en cuenta:

  1. Compensar a sus colaboradores de manera correcta: Esto no sólo implica el factor salarial. También incluye el reconocimiento cuando se hace algo bien. Así mismo, el evitar favoritismo y generar un ambiente total de imparcialidad y justicia.
  2. Influir para tomar vacaciones o descansos cuando así se requiera: El nivel de concentración de sus colaboradores llega hasta un límite. Es necesario tomar los descansos necesarios para incrementar la productividad y mitigar riesgos de salud mental y física de los mismos.
  3. Invertir tiempo en sus colaboradores: La tecnología siempre ayudará a facilitar el trabajo, pero no dejemos que se pierda la comunicación personal a causa de ésta. Haga retroalimentaciones a sus colaboradores de manera personal, escuche sus justificaciones y analícelas. Recuerde que Usted tendrá varios  “momentos de verdad” con cada uno de sus colaboradores, pero para ellos, es solamente “un momento” en el que podrán conversar con Usted y se sentirán escuchados. Ellos deben ser importantes para Usted.
  4. Dar autonomía y libertad. Entendamos que el Jefe hace las labores de planeación, coordinación y supervisión. Sin embargo, se deben dejar aspectos en libertad y autonomía de su colaborador, y así él percibirá mucha más importancia de su rol dentro de la organización.
  5. Generar confianza. La confianza debe darse en ambos sentidos. Un buen jefe protege a sus colaboradores, se interesa por conocer los procesos a su cargo (es algo paradójico, pero muchos jefes desconocen realmente cómo se llevan a cabo las actividades al interior de su equipo de trabajo), defiende su posición con argumentos razonables y justos dentro de la organización y se comunica constantemente con el grupo a su cargo de una manera asertiva, evitando así intrigas y malos entendidos dentro del equipo. Esto nos lleva a que muchas veces, el jefe puede decirle a su colaborador en repetidas ocasiones: “Yo confío en Usted”, lo cual es muy bueno; pero si Usted fuera el jefe  ¿se preocuparía por demostrarle a su colaborador por qué confiar en Usted?
  6. Entender y apoyar las metas personales de sus colaboradores.

El ser un buen jefe, no solamente le hará lograr los objetivos de su área, sino que hará que sus colaboradores le sean leales, generará confianza y orgullo dentro de su equipo de trabajo y sobre todo, retendrá talentos de alta calidad que generan en su trabajo optimización de los procesos, mejora continua y alta productividad.

Si consideras importante esta información compártela a tus contactos.

Deja un comentario