Cómo ser un buen líder

Aprenda-a-identificar-si-su-jefe-es-un-mal-líder

Es evidente que existen varios tipos de jefes. Muchas veces vemos que nuestros jefes son de  aquellas personas que pareciesen que nunca se equivocan, o al menos lo aparentan. Otros tantos simplemente evidencian su falta de aportación al objetivo empresarial. Estas son algunas señales de que su jefe no es un buen líder.

Muchas veces los objetivos de la empresa se logran no porque el jefe tenga la capacidad de liderazgo requerida para ello, sino porque este cuenta con un gran grupo de colaboradores que le dan el apoyo que requiere incluso camuflando sus evidentes carencias como cabeza del grupo. Es posible que los jefes bajo esta circunstancia agradezcan a su grupo de trabajo por la labor realizada y la lealtad mostrada, sin embargo otros podrían arremeter con más fuerza hacia su grupo de trabajo. Esta última es a todas luces la opción menos conveniente tanto para la consecución de las metas, como para favorecer un buen ambiente laboral. Aquí algunas señales de que su jefe es un mal líder.

  1. Un líder mediocre siempre cree tener las respuestas correctas: esta actitud generalmente estará acompañada del menosprecio y subestimación de las sugerencias posiblemente acertadas de sus subalternos. Un buen líder siempre está dispuesto a recibir sugerencias, a preguntar más e interesarse por nuevas ideas que enriquezcan su labor.
  2. Un mal líder siempre enfatiza en aquello que se haya hecho mal: el objetivo principal de un mal líder es mantener el control de su grupo de trabajo independientemente de si este se encuentra en un ambiente hostil o no. Recalcar los errores de sus trabajadores así sean el 1% de la labor siempre será una muestra de mal liderazgo. Posiblemente su jefe es un mal líder si usted teme trabajar por miedo a cometer un error.
  3. El mal líder nunca trabaja con personas mejores que ellos: este tipo de jefes temen siempre ser reemplazados por aquellas personas que demuestren buenas capacidades, por lo que prefieren rodearse de personal que se limite a recibir órdenes de su parte sin cuestionarlos.
  4. Los malos líderes no quieres escuchar nuevas ideas: los jefes que hacen bien su trabajo no eluden los temas espinosos a pesar de que pueda ser un reto enfrentarlos. Sin embargo los malos lideres prefieren no afrontar las cosas que van mal ni recibir comentarios al respecto, pues podría con ello poner en riesgo su autoridad.
  5. Los malos líderes no quieren cambiar nada: su visión autoritaria como cabeza de grupo los harán pensar que las metas fallidas siempre serán culpa de su equipo de trabajo, limitando las posibilidades de cambio empezando por sus propias actitudes.
  6. El mal líder amenaza a las personas que las cuestionan: siempre buscarán  desmeritar a aquellas personas que expresan opiniones contrarias a su obrar, por lo que las amenazas e intimidaciones pueden convertirse en constantes.
  7. Los malos jefes temen a todo: los malos líderes son conscientes de que lo son, por tanto desconfían de sus superiores, siempre se encuentran al límite de sus posibilidades, por lo que generalmente arremeten contra su grupo de trabajo.

Vea otras señales para identificar a un mal líder aquí  http://www.cromos.com.co/tendencias/el-psicologo/articulo-su-jefe-un-mal-lider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>