Pymes familiares: planeación estratégica para convertirse en negocios rentables

Las Pymes familiares o conformadas por amigos cercanos, asumen un reto constante de mantenerse en el mercado frente a la constante amenaza de la competencia cuando se trata de empresas más grandes, sólidas y posicionadas den el mercado. Esto se logra teniendo una planeación estratégica para convertirse en negocios rentables. Así mismo, las pequeñas y medianas empresas constituidas familiarmente, intentan siempre delegar los “mandos” a los mismos miembros de la familia o grupo de amigos, para que la propiedad no se disperse en la medida en que crezca la empresa.

Pymes Familiares

Sin embargo, la continuidad permanente de los familiares en la gerencia de la empresa, puede llegar a constituir un problema a mediano plazo y tener incidencia en la toma de decisiones organizacionales, dando lugar a perturbaciones dentro de la empresa.

¿Problemas de poder en las Pymes? El hecho de que la empresa sea gerenciada por el mismo grupo de accionistas, pueda dar lugar a conflictos de poder y mando, ya que no se debe confundir ser Propietario con ser Director.

¡Los objetivos colectivos, priman sobre los particulares! ¿O al contrario?

Sobre la premisa común de subestimar los objetivos particulares sobre los colectivos, es de anotar que las Pymes que no tienen un protocolo de estrategia definida para el logro de los objetivos corporativos, pueden llegar a tener una experiencia en la que no se delimitan las responsabilidades de sus socios, ya que cada uno de ellos actuará de una manera gerencial de acuerdo a sus proyecciones y convicciones propias, lo que conllevará a que el resto de la organización no vea un norte, sino múltiples direcciones a seguir, pero no se sabe cuál de ellas.

Es precisamente la importancia que tiene que los socios pongan en común la definición de los objetivos organizacionales, y así mismo su estrategia o “modus operandi” para alcanzar los mismos. Dentro de éste plan estratégico, deben definir los roles que cada socio cumplirá, y con respecto a éste punto, los socios deben tener presente éstas acciones claves para el buen direccionamiento: Por un lado Confiar, en las capacidades del socio al que se le delegó determinada responsabilidad, ya que si de común acuerdo se definió ésta acción, es porque tiene un fundamento para ser así. Y por el otro lado se debe Respetar la gestión que éste socio desempeña dentro de dichas operaciones; gestión que podrá ser apoyada y sujeta a aportes y sugerencias, pero debe ser delimitada y respetada por los demás socios.

De no ser así, el equipo de trabajo siempre vivirá en función del desarrollo de unas labores cotidianas que no tendrán ninguna proyección ni impacto, ya que solamente las ejecutarán para cumplirle al jefe de turno, desconociendo totalmente el punto al que la empresa quiere llegar.

Si te gustó este post, compártelo y coméntalo.

¿Es bueno el uso de las redes sociales en el trabajo?

Internet se ha convertido en una herramienta global que ha permitido a las empresas conectarse con el mundo y más recientemente las redes sociales han llegado para hacer estas relaciones más personales. Las empresas se han visto beneficiadas de las redes sociales en el trabajo al poder comunicarse más amablemente con sus clientes ya sea por medio de Facebook, Twitter, WhatsApp, Youtube, entre otras.

Redes-Sociales-en-el-trabajo

Los empleados en las empresas también hacen uso de estas redes para estar comunicados con su familia o amigos y también para estar informados de temas de actualidad y cada vez las usan más frecuentemente. Con respecto a esto ha surgido un interrogante ¿es bueno el uso de las redes sociales en el trabajo?

A las empresas les preocupa que sus empleados usen las redes sociales en su computador o celular, pues lo hacen aproximadamente cada 10 minutos, lo cual se podría decir que interfiere con la productividad. Una gran preocupación es la perdida de información que se pueda generar por el mal uso de estas  redes sociales, además de los virus y malware.

¿Qué pueden hacer las empresas para convertir este interrogante en una oportunidad?

Las personas como seres sociables sienten la necesidad de estar comunicándose frecuentemente con su entorno y el uso de las redes sociales es una gran parte de esta interacción. Las empresas pueden más allá de prohibir su uso en el espacio de trabajo, educar a sus empleados sobre la responsabilidad del uso de estas y del tiempo usado en ellas para no interferir con sus funciones dentro de la empresa. Esto ayuda a mejorar las relaciones dentro del equipo, despejan la mente y ayudan a mejorar la productividad y el clima laboral. Las empresas también deben establecer tiempos para que sus empleados hagan uso de estas redes sociales y de ser necesario restringir el acceso a ciertos sitios de Internet en otras horas.

Más allá del uso de redes sociales en el trabajo e Internet para fines personales, las empresas pueden aprovechar el uso de estas para conectarse con sus clientes y empleados pues permiten estar pendientes de la empresa al crear redes internas como por ejemplo grupos de WhatsApp por áreas aclarando que si se usan deben estar a cargo de los coordinadores o encargados de las áreas o departamentos.

Otro de los usos de las redes sociales que se le puede dar es para conseguir talento para las compañías a través de perfiles empresariales como LinkedIn. Una de las funciones más importantes de las redes es poder estar al tanto de sus competidores y del entorno empresarial en el cual se desempeña. Puedes ver 7 tips para impulsar la pequeña y mediana empresa

Las redes sociales cada vez toman más fuerza dentro de la sociedad con el desarrollo de nuevas y más avanzadas funciones que se han ido especializando para ser más útiles para las personas que las usan y aún más para las empresas que pueden desarrollar todo su potencial y usarlas a su favor para impulsar su crecimiento y su interacción con este nuevo mundo globalizado.

Si te gustó este post, compártelo y coméntalo.

¿Es usted jefe primerizo? Tenga en cuenta estos desafíos

joven-empresario

Cuando una empresa asciende a un empleado a jefe, sufre lo que se denomina el riesgo moral. Esto significa que existe una probabilidad de haberse equivocado al tomar esta decisión, que la persona elegida no sea la más idónea para asumir las nuevas responsabilidades.

Este tipo de fenómeno no solamente influye en el desempeño grupal de los dirigidos sino que puede también dañar la vida del trabajador, al hacerlo asumir responsabilidades que probablemente no esté preparado para afrontar.

Lo primero que se debe tener en cuenta entonces es la seguridad bilateral de esta decisión. Por parte de la empresa porque debe estar segura de que la persona es la adecuada. Por parte del empleado porque debe ser lo suficientemente honesto para informar a tiempo si se siente o no preparado para el nuevo paso.

Según Miguel Alfonso Terlizzi, director general de HuCap, empresa que trabaja en inteligencia de capital humano, “uno de los principales problemas con los que se enfrenta un jefe primerizo es la inseguridad y los temores propios que implica asumir nuevas responsabilidades, administrar recursos económicos, tecnológicos y humanos, siendo los últimos los que más incomodidad producen por falta de experiencia y un desarrollo previo en materia de formación”

Uno de los principales errores de las empresas es promover a un nuevo cargo a una persona que se ha desempeñado de excelente manera en su cargo sin estar seguras de que ese trabajador desee, sepa o quiera ser ascendido. Esto se relaciona directamente con las expectativas que genera el ascenso para las dos partes.

Es particularmente frecuente el ejemplo en el que el mejor vendedor de una compañía es promovido a jefe de un equipo de trabajo, sin embargo los resultados al cabo de un tiempo no son precisamente los esperados. Además de generar presiones sobre el nuevo jefe, y perjudicar las promociones posteriores de vendedores a su cargo, también se pierde un excelente vendedor. Explicó Terlizzi.

Además de mediar entre los objetivos de empresa y empleado al promover un ascenso, no se debe perder de vista el objetivo y la responsabilidad que ello implica: cumplir objetivos, sacar lo mejor de su equipo de trabajo y preocuparse por un buen ambiente laboral.

Fuente: Portafolio

¿Qué caracteriza a una empresa que triunfará en el futuro?

Qué-caracteriza-a-una-empresa-que-triunfará-en-el-futuro

A pesar de que el futuro es incierto y que un gran porcentaje de las decisiones del presente determinarán la prosperidad de una compañía, hay señales que aumentan evidentemente las probabilidades de que una compañía sea exitosa. Estas señales, que caracterizan a las empresas “a prueba de futuro” están determinadas por la coyuntura económica reciente, las asociaciones económicas en boga, y la consciencia social que despierta el cuidado del medio ambiente. Aquí presentamos algunas de estas señales que pueden hacer ver desde ahora que una compañía va por el camino correcto:

  1. Respeto e integración con el medio ambiente: no es cuestión solamente de una tendencia social moderna, sino una necesidad. La empresa anti futuro debe condenar y censurar las conductas que hagan daño al medio ambiente. Este aspecto es fundamental no sólo por el bien del medio ambiente sino también para contemplar directamente la sostenibilidad del negocio en el tiempo. Un ejemplo claro de ello es la teorización que se maneja actualmente sobre la caducidad de los combustibles fósiles y la implementación cada vez más común de utilización de energías renovables en sistemas productivos. Estas compañías se obsesionarán por reducir la probabilidad de obsolescencia y promoverán ampliamente el reciclaje y la reutilización.
  2. Ofrecer productos guiados por la conveniencia: esta característica muestra su importancia por el hecho de que los productos con diseños más convenientes funcionalmente, mejor aspecto y con gran acumulación emocional en el cliente o usuario, tienden a permanecer más en el tiempo, por lo que resulta mejor para el usuario y para el oferente. Cabe preguntarnos aquí ¿estamos llegando al fin de la obsolescencia programada? ¿queremos nuevamente productos duraderos y con alta funcionalidad? El panorama socio-ambiental parece mostrar que así es.
  3. Importancia de la economía colaborativa: las nuevas condiciones económicas están guiando a las compañías a tener alta participación de la colaboración con varios actores dentro de sus procesos suprimiendo en un primer momento las integraciones verticales. Las empresas de alta cooperación con otros agentes nacen grandes gracias a la integración dada por el uso de la tecnología. La estrategia está en la distribución del valor entre los diferentes aportantes al proceso, así como la creación de grandes ecosistemas empresariales.
  4. Cultura organizacional a prueba de todo: las empresas “a prueba de futuro” se dinamizan en un ambiente cultural flexible, adaptable, innovadora, resiliente, que se adapte a los cambios inesperados y que sobre todo tenga la capacidad de reinventarse. La cultura del “todo se puede” llevará a estas compañías a desprenderse del individualismo para garantizar su existencia en el tiempo con la base que la agilidad y eficiencia que esta requiere.
  5. Cambios drásticos en el liderazgo: se puede decir que estas empresas son lideradas por personas elegidas por sus colaboradores y clientes. El liderazgo puede ser algo espontáneo que se manifiesta en personas con el conocimiento, la experiencia y la capacidad de guiar a los demás hacia un objetivo. Si su organización quiere preservarse en el futuro dígale adiós a los líderes impuestos.
  6. Colectivización del poder y red de compromisos: el poder no es jerarquizado sino colectivo. Este se ejerce mediante la conformación de equipos colaborativos encargados de funciones especiales que tienen la capacidad de adaptarse a los cambios que presente el medio en el que se mueven. La idea es potencial las capacidades del individuo en cada grupo, por lo que cada persona y  grupo sabe exactamente lo que tiene que hacer.

Las organizaciones empresariales a prueba de futuro lo son porque no esperan que el futuro los sorprenda, sino que son conscientes de que este existe y que lo que hay que hacer es adelantarse a su llegada minimizando al máximo los efectos negativos que este traiga consigo. Esta propiedad y la capacidad de cooperar en la creación de ecosistemas de negocios es lo fundamental para que una empresa de hoy viva en el mañana.

Fuente: Dinero

Conozca los elementos que forman su marca y cómo protegerlos.

registro-de-marca

Estamos familiarizados con aquellas situaciones en las que las melodías en la radio, los colores y las formas de ciertas publicidades en las tiendas o supermercados nos hacen identificar con seguridad el producto que promocionan. Ejemplos de ello se deslizan fácilmente en nuestra vida cotidiana e incluso pasan a formar parte de la idiosincrasia local. Esta característica conocida comúnmente como distintividad ha estado presente generalmente en los logos y las tipografías de las marcas. Sin embargo las situaciones anteriores nos muestran que hay mucho más allá en el acercamiento entre los usuarios y las marcas que el reconocimiento de sus logos.

Las características de un producto, que lo revisten de sus particularidades, pueden ser también de naturaleza  intangible. Estas características pueden dividirse entonces en  olfativas, gustativas, sonoras o táctiles. A diferencia de ello, lo que identificamos como las características visuales de presentación de un bien o servicio ante el público, que incluye su forma, sus colores y la configuración de sus elementos visibles se conoce como trade dress o vestido del producto.

Aunque parezca en principio de poca atención, ciertas características distintivas intangibles son protegidas porque hacen parte de la marca y relacionan de manera diferente a los usuarios con la entidad empresarial que las produce. Lo anterior está enmarcado dentro de las estrategias publicitarias que intentan acercarse de una manera multi-sensorial con sus usuarios, con el objetivo de generar vínculos familiares y de recordación. Incluso esta práctica llega a generar relaciones emocionales y de alta fidelidad con las marcas.

Algunos ejemplos de estas características y las oportunidades que abre, se encuentran en registros de marcas personalizadas en sonidos, como el famoso D’OH de Homero Simpson, la música de canales deportivos de televisión o hasta la música de introducción de los Looney Tunes.

Estas características desde el año 2000 son susceptibles de ser protegidas por la legislación colombiana. Dicha legislación permite el registro de marcas como colores delimitados por una forma, figuras tridimensionales, olores,  sonidos y la forma de los productos, sus envases y envolturas.
Desde la entrada en funcionamiento de esta legislación, el desarrollo de este tipo de registros en Colombia ha sido lento pero constante. Así, ya podemos contar algunos casos de registros de marcas no convencionales en Colombia, tales como el registro del trade dress de las estaciones de servicio Terpel, el sonido de las pastillas efervescentes de Alka Seltzer al caer en el vaso de agua,  etc.

Para optar por el proceso de protección del trade dress de su producto es necesario conocer 3 aspectos fundamentales:

  1.  Que sea posible identificar los atributos particulares que constituyen el “trade dress” protegible.
  2. Que se demuestre que esa imagen o apariencia es distintiva en el mercado.
  3. Que se demuestre que la imagen o apariencia son, ante todo, decorativos y no funcionales

La protección de su marca implica la disminución de las posibilidades de que otros competidores imiten su producto, además del evidente don de la exclusividad. Es importante entonces porque la imitación genera que desprevenidos consumidores se dirijan equivocadamente a otras marcas, dirigidas por las características físicas de la suya. Además de ello en el largo plazo la difusión de características distintivas de un producto en otras marcas imposibilita la formación de un vínculo mental o emocional de los usuarios con una marca específica.

Para conocer más sobre cómo proteger el vestido del producto o trade dress, consulte también  http://www.larepublica.co/protegiendo-la-apariencia-el-vestido-de-producto_381391

 

Técnicas para saber si su emprendimiento es viable financieramente

técnicas-para-saber-viabilidad-de-negocio

Un negocio siempre enfrentará a sus realizadores a la disyuntiva de si prosperará o fracasará. Evidentemente siempre será el deseo que cada emprendimiento, cargado de esfuerzos humanos y financieros, prospere. Sin embargo las coyunturas socioeconómicas determinarán en el largo plazo esta continuidad. La manera más fácil de minimizar los riesgos del fracaso son entonces las planeaciones previas a llevarlo a cabo, entre las que se encuentran principalmente las de mercadeo o comercial, producción u operativa, administrativa, jurídica y financiera.

La viabilidad económica evidentemente es el enfoque del análisis financiero. Sin desmeritar los otros aspectos, este análisis es el que al final de cuentas determinará si el negocio se podrá en marcha o no. Técnicamente evaluar el aspecto financiero implica la utilización de conceptos como el Valor Presente Neto (VPN). Este es un valor que resulta de comparar la inversión inicial contra la sumatoria de los valores presentes de los flujos de caja que emita el nuevo negocio

Luego de efectuar la comparación, podemos ver que si el resultado es un valor positivo, entonces el negocio será viable. Lo que el inversionista debe tener en cuenta a la hora de desarrollar su idea es el costo de oportunidad que le representa emprenderla, al no fijarse en otras alternativas.

Otro indicador técnico para evaluar la rentabilidad de un emprendimiento es la Tasa Interna de Retorno (TIR). Esta es la tasa de rentabilidad promedio que emite un proyecto de inversión, que de nada serviría si no se compara con los retornos que ofrecería una idea alternativa para el inversionista. Para que un proyecto sea viable su TIR debe ser superior a esta tasa de oportunidad.

A pesar de la terminología, los análisis no tienen ninguna ciencia de otro mundo. Para realizar los dos cálculos anteriores, es necesario entonces elaborar la proyección del estado de resultados y del flujo de caja (Ingresos menos egresos tanto operacionales como financieros). El trabajo para la proyección de los flujos de caja con los cuales se calcula el VPN y la TIR es tan importante, que si queda desfasada o con características fuera de la realidad, es fácil poner en riesgo la inversión.

Lo importante de tener en cuenta recursos técnicos como estos o algunos más radica en que es útil en todo tipo de emprendimiento, sea una tienda de barrio o una nueva línea de negocio. Además de la evaluación de mercados, de legislación jurídica, la de fabricación o producción del producto, y la del mínimo de recursos humanos necesaria para llevar una idea a cabo, la rentabilidad económica y el manejo de los recursos determina desde el inicio la factibilidad de llevar a cabo una inversión.

Vea más sobre el tema  en http://www.finanzaspersonales.com.co/opinion/articulo/saber-si-mi-negocio-es-rentable/60424 

Ecopetrol ya no es la empresa más grande del país.

ecopetro-ya-no-es-la-empresa-mas-grande-de-colombia

Imagen modificada de elcolombiano.com

La empresa que por mucho tiempo fue líder y locomotora de la economía colombiana se encuentra hoy en una grave situación. No solamente se ha visto afectada por el evidente descenso y desestabilidad del precio del crudo que al día de hoy apenas logra acercarse a las $US50 por barril después de alcanzar niveles inferiores a los $US40, sino que también se ha visto golpeada por un mayor endeudamiento, el dramático descenso de las reservas y el escándalo de Reficar.

Como referencia el portal Dinero.com, 2016 se ha vislumbrado como un año crítico en el que debe lidiar una constante inestabilidad del precio del petróleo, y el impacto que tiene este determinante en su desempeño futuro de dos maneras en el corto plazo: por un lado, su nivel de reservas, que se redujo en 11% al cierre de 2015, y los resultados de sus estados financieros del año pasado que –con un menor nivel de reservas, más la implementación de nuevas normas contables–  condujeron a que en la última asamblea de accionistas se reportaran 3,9 billones de pesos en pérdidas para el año anterior y no se entregara ningún dividendo. Por el contrario se manifestó el endurecimiento de la política de reducción de costos.

A esta coyuntura de la empresa se suma ahora un nuevo indicador. Según la revista Forbes, que reveló el listado de las 2000 compañías públicas más grandes y poderosas del mundo, Ecopetrol por primera vez ya no es la empresa más valiosa del país, siendo superada por el Grupo AVAL.

Dicho ranking es construido con base en los ingresos, ganancias, activos y valor de mercado de las empresas, el grupo financiero se consolidó como la empresa más valiosa de Colombia ubicándose 42 posiciones por encima de la estatal petrolera (posiciones 656 y 698 respectivamente). Además de esto, Ecopetrol descendió 500 posiciones respecto a la ocupada en 2014.

Según Orlando Santiago, gerente de Fénix Valor, “la capitalización bursátil de Ecopetrol cayó casi 75%, mientras que el Grupo Aval estuvo menos expuesto a las caídas del mercado, solo 10% o 15%”. Esto evidencia que no sólo Ecopetrol sufre las consecuencias globales, sino en general el sector petrolero de países dependientes de los commodities.

Si bien es cierto que el grupo AVAL aún se encuentra lejos de los poderosos conglomerados financieros mundiales, y a pesar de haber superado a Ecopetrol, en el listado referenciado cayó 33 posiciones con respecto a 2014. Este es un nuevo indicador que evidencia la sensibilidad de la empresa petrolera al descenso del precio del petróleo y a la aplicación de la normatividad contable NIIF que redujo sus utilidades. El futuro sigue siendo nublado.

La adaptación como mecanismo de sobrevivencia en el mundo empresarial

adaptacion-empresarial

Generalmente los desafíos y retos más importantes a los que se enfrentan los líderes empresariales en el devenir de su actividad tienen poco que ver con aspectos directamente relacionados con el mercado en el que se inmiscuyen, y más con el manejo de las organizaciones que presiden. Incluso a veces es observable que el manejo de estas organizaciones se visualiza para ellos como un mal necesario para lograr metas exclusivamente financieras que se han propuesto.

Es sin embargo cada vez más claro en el mundo empresarial, que la forma en que funciona la organización es determinante para su éxito. El experto chileno en el tema organizacional Juan Carlos Eichholz se ha convertido en un referente para entender las dinámicas de las organizaciones en el mercado con libros como “capacidad adaptativa”. En su trabajo muestra la importancia de la adaptación de las organizaciones a su medio en el mercado. Él explica que las organizaciones se asemejan a las especies animales y sus relaciones recíprocas, donde no solamente se mantienen vigentes aquellas organizaciones más fuertes y con mayores participaciones, sino las más proclives al cambio.

Ejemplos de que la capacidad de adaptación es más determinante en la permanencia de una organización que el tamaño de la misma hay bastantes. SAAB y Volvo son dos empresas suecas que tuvieron gran éxito como fabricantes de automóviles en la primera mitad del siglo XX, sin embargo en el 2011 SAAAB fue declarada en quiebra, mientras que Volvo se sigue desarrollando ahora bajo el control de empresarios chinos. Un ejemplo más cercano de esta situación es el mostrado por la fabricante de teléfonos canadiense Blackberry, que tras una década exitosa a la vanguardia del mercado de la telefonía celular, se vio opacada por muchas otras firmas, y en solo dos años pasó de la cima de este mercado al precipicio. En el contexto latinoamericano, la que otrora fuera la potencia aérea Aerolíneas argentinas, ahora apenas es reconocida. Se ha visto opacada por la chilena LAN, que al recientemente comunicar su fusión con la brasileña TAM, ha variado aún más el mercado. Mientras las Aerolíneas Argentinas ven su ocaso, la mencionada fusión cobra cada vez más relevancia.

Eichholz propone que la organización debe incorporarse en un contexto de mercado teniendo en cuenta ciertos principios definitorios, y que estos deben estar bien definidos en el manejo organizacional, entre otras cosas el propósito, la estructura, estrategia, cultura y el talento.

Estos aspectos definen ciertas directrices visibles en contextos específicos. Es común que en países como Colombia, pertenecientes a una cultura latinoamericana, existan características que frenan la capacidad de adaptación de las compañías frente a otras latitudes. Entre otras causas pueden estar: la tendencia a la verticalidad en la jerarquía dentro de las organizaciones (lo que genera bastante dependencia), o que haya pocos tomadores de decisiones. Este último aspecto hace que las decisiones sean lentas y no estén incorporando toda la información que está disponible en la organización.

Para saber más de las ideas de Juan Carlos Eichholz y de la aplicabilidad de la capacidad adaptativa a las organizaciones empresariales, consulte también http://www.dinero.com/emprendimiento/articulo/el-libro-capacidad-adaptativa-del-experto-chileno-juan-carlos-eichholz/223344

Cómo ser un buen líder

Aprenda-a-identificar-si-su-jefe-es-un-mal-líder

Es evidente que existen varios tipos de jefes. Muchas veces vemos que nuestros jefes son de  aquellas personas que pareciesen que nunca se equivocan, o al menos lo aparentan. Otros tantos simplemente evidencian su falta de aportación al objetivo empresarial. Estas son algunas señales de que su jefe no es un buen líder.

Muchas veces los objetivos de la empresa se logran no porque el jefe tenga la capacidad de liderazgo requerida para ello, sino porque este cuenta con un gran grupo de colaboradores que le dan el apoyo que requiere incluso camuflando sus evidentes carencias como cabeza del grupo. Es posible que los jefes bajo esta circunstancia agradezcan a su grupo de trabajo por la labor realizada y la lealtad mostrada, sin embargo otros podrían arremeter con más fuerza hacia su grupo de trabajo. Esta última es a todas luces la opción menos conveniente tanto para la consecución de las metas, como para favorecer un buen ambiente laboral. Aquí algunas señales de que su jefe es un mal líder.

  1. Un líder mediocre siempre cree tener las respuestas correctas: esta actitud generalmente estará acompañada del menosprecio y subestimación de las sugerencias posiblemente acertadas de sus subalternos. Un buen líder siempre está dispuesto a recibir sugerencias, a preguntar más e interesarse por nuevas ideas que enriquezcan su labor.
  2. Un mal líder siempre enfatiza en aquello que se haya hecho mal: el objetivo principal de un mal líder es mantener el control de su grupo de trabajo independientemente de si este se encuentra en un ambiente hostil o no. Recalcar los errores de sus trabajadores así sean el 1% de la labor siempre será una muestra de mal liderazgo. Posiblemente su jefe es un mal líder si usted teme trabajar por miedo a cometer un error.
  3. El mal líder nunca trabaja con personas mejores que ellos: este tipo de jefes temen siempre ser reemplazados por aquellas personas que demuestren buenas capacidades, por lo que prefieren rodearse de personal que se limite a recibir órdenes de su parte sin cuestionarlos.
  4. Los malos líderes no quieres escuchar nuevas ideas: los jefes que hacen bien su trabajo no eluden los temas espinosos a pesar de que pueda ser un reto enfrentarlos. Sin embargo los malos lideres prefieren no afrontar las cosas que van mal ni recibir comentarios al respecto, pues podría con ello poner en riesgo su autoridad.
  5. Los malos líderes no quieren cambiar nada: su visión autoritaria como cabeza de grupo los harán pensar que las metas fallidas siempre serán culpa de su equipo de trabajo, limitando las posibilidades de cambio empezando por sus propias actitudes.
  6. El mal líder amenaza a las personas que las cuestionan: siempre buscarán  desmeritar a aquellas personas que expresan opiniones contrarias a su obrar, por lo que las amenazas e intimidaciones pueden convertirse en constantes.
  7. Los malos jefes temen a todo: los malos líderes son conscientes de que lo son, por tanto desconfían de sus superiores, siempre se encuentran al límite de sus posibilidades, por lo que generalmente arremeten contra su grupo de trabajo.

Vea otras señales para identificar a un mal líder aquí  http://www.cromos.com.co/tendencias/el-psicologo/articulo-su-jefe-un-mal-lider

Cuide un tesoro preciado: la reputación de su empresa

reputacion

El éxito de una organización empresarial no solamente depende de la calidad del producto o servicio que ofrece. Hoy en día conocemos también la  importancia del mensaje y la idoneidad de los transmisores del mismo ante los clientes estables o potenciales relacionados con la empresa. Hoy en día es común ver que las declaraciones públicas de un representante organizacional, o la mala calidad de la información brindada por estos, no solamente representan dinero sino también afecta la reputación de la compañía, perdiendo credibilidad frente a la competencia.

Estudios realizados por el Foro Económico Mundial y la firma Fleishman – Hillard afirman que la reputación de una marca representa el 40% de su valor total en el mercado (vea más en http://www.portafolio.co/negocios/empresas/reputacion-empresas-tesoro-manos-voceros-495429), por lo que este aspecto se convierte en un activo inmaterial muy preciado para una compañía consolidada o en ascenso. Una manera efectiva de ver si la empresa se ha venido afectando por lesiones en su reputación está en medir cuánto se ha pagado para mejorar la imagen de la misma ante el mercado.

Los daños que generan las salidas en falso de una compañía en el mercado son más grandes de lo que podríamos pensar. Generalmente vemos que el éxito de una empresa o corporación no es noticia, porque en términos generales esta es su razón de ser y su deber como empresa. Sin embargo los errores cometidos por las mismas sí son noticia porque generan un interés mediático mayor, además son situaciones susceptibles de generar mayor voceo entre la comunidad o el mercado, muchas veces amplificados por las redes sociales. Es una cuestión que no puede ser indiferente a los responsables.

Una vez se comete un error de naturaleza empresarial que afecta la imagen de la empresa, nunca será una buena estrategia mantener  silencio que puede convertirse en cómplice del fallo. Siempre será una mejor salida poner en manos de un representante o vocero. Usar estratégicamente un vocero que haga declaraciones efectivas sobre lo ocurrido siempre va  a generar credibilidad, cuida la reputación y además ahorra dinero.

Es importante tener claro que las actuaciones de los representantes de una empresa (sea esta chica o grande) deben estar estrechamente relacionadas con los fines de la misma,  pues en la mayoría de los casos la sociedad y por ende los clientes, conoce más a las marcas que a quienes las dirigen.

Para cuidar la reputación de su compañía a partir de las actuaciones como representante, tenga en cuenta algunos detalles importantes: mantenga siempre la calma al presentar la información corporativa, cuide su lenguaje corporal que representa casi el 80% de la información, explíquese con lenguaje sencillo, sea complaciente con la audiencia, sea prudente al manejar las redes sociales, reconozca los errores cometidos y comprométase con no reincidir, no hable mal de otras entidades en competencia y sobre todo asesórese.