¿Es usted jefe primerizo? Tenga en cuenta estos desafíos

joven-empresario

Cuando una empresa asciende a un empleado a jefe, sufre lo que se denomina el riesgo moral. Esto significa que existe una probabilidad de haberse equivocado al tomar esta decisión, que la persona elegida no sea la más idónea para asumir las nuevas responsabilidades.

Este tipo de fenómeno no solamente influye en el desempeño grupal de los dirigidos sino que puede también dañar la vida del trabajador, al hacerlo asumir responsabilidades que probablemente no esté preparado para afrontar.

Lo primero que se debe tener en cuenta entonces es la seguridad bilateral de esta decisión. Por parte de la empresa porque debe estar segura de que la persona es la adecuada. Por parte del empleado porque debe ser lo suficientemente honesto para informar a tiempo si se siente o no preparado para el nuevo paso.

Según Miguel Alfonso Terlizzi, director general de HuCap, empresa que trabaja en inteligencia de capital humano, “uno de los principales problemas con los que se enfrenta un jefe primerizo es la inseguridad y los temores propios que implica asumir nuevas responsabilidades, administrar recursos económicos, tecnológicos y humanos, siendo los últimos los que más incomodidad producen por falta de experiencia y un desarrollo previo en materia de formación”

Uno de los principales errores de las empresas es promover a un nuevo cargo a una persona que se ha desempeñado de excelente manera en su cargo sin estar seguras de que ese trabajador desee, sepa o quiera ser ascendido. Esto se relaciona directamente con las expectativas que genera el ascenso para las dos partes.

Es particularmente frecuente el ejemplo en el que el mejor vendedor de una compañía es promovido a jefe de un equipo de trabajo, sin embargo los resultados al cabo de un tiempo no son precisamente los esperados. Además de generar presiones sobre el nuevo jefe, y perjudicar las promociones posteriores de vendedores a su cargo, también se pierde un excelente vendedor. Explicó Terlizzi.

Además de mediar entre los objetivos de empresa y empleado al promover un ascenso, no se debe perder de vista el objetivo y la responsabilidad que ello implica: cumplir objetivos, sacar lo mejor de su equipo de trabajo y preocuparse por un buen ambiente laboral.

Fuente: Portafolio

Deja un comentario