Author Archives: David Benavides

Pymes familiares: planeación estratégica para convertirse en negocios rentables

Las Pymes familiares o conformadas por amigos cercanos, asumen un reto constante de mantenerse en el mercado frente a la constante amenaza de la competencia cuando se trata de empresas más grandes, sólidas y posicionadas den el mercado. Esto se logra teniendo una planeación estratégica para convertirse en negocios rentables. Así mismo, las pequeñas y medianas empresas constituidas familiarmente, intentan siempre delegar los “mandos” a los mismos miembros de la familia o grupo de amigos, para que la propiedad no se disperse en la medida en que crezca la empresa.

Pymes Familiares

Sin embargo, la continuidad permanente de los familiares en la gerencia de la empresa, puede llegar a constituir un problema a mediano plazo y tener incidencia en la toma de decisiones organizacionales, dando lugar a perturbaciones dentro de la empresa.

¿Problemas de poder en las Pymes? El hecho de que la empresa sea gerenciada por el mismo grupo de accionistas, pueda dar lugar a conflictos de poder y mando, ya que no se debe confundir ser Propietario con ser Director.

¡Los objetivos colectivos, priman sobre los particulares! ¿O al contrario?

Sobre la premisa común de subestimar los objetivos particulares sobre los colectivos, es de anotar que las Pymes que no tienen un protocolo de estrategia definida para el logro de los objetivos corporativos, pueden llegar a tener una experiencia en la que no se delimitan las responsabilidades de sus socios, ya que cada uno de ellos actuará de una manera gerencial de acuerdo a sus proyecciones y convicciones propias, lo que conllevará a que el resto de la organización no vea un norte, sino múltiples direcciones a seguir, pero no se sabe cuál de ellas.

Es precisamente la importancia que tiene que los socios pongan en común la definición de los objetivos organizacionales, y así mismo su estrategia o “modus operandi” para alcanzar los mismos. Dentro de éste plan estratégico, deben definir los roles que cada socio cumplirá, y con respecto a éste punto, los socios deben tener presente éstas acciones claves para el buen direccionamiento: Por un lado Confiar, en las capacidades del socio al que se le delegó determinada responsabilidad, ya que si de común acuerdo se definió ésta acción, es porque tiene un fundamento para ser así. Y por el otro lado se debe Respetar la gestión que éste socio desempeña dentro de dichas operaciones; gestión que podrá ser apoyada y sujeta a aportes y sugerencias, pero debe ser delimitada y respetada por los demás socios.

De no ser así, el equipo de trabajo siempre vivirá en función del desarrollo de unas labores cotidianas que no tendrán ninguna proyección ni impacto, ya que solamente las ejecutarán para cumplirle al jefe de turno, desconociendo totalmente el punto al que la empresa quiere llegar.

Si te gustó este post, compártelo y coméntalo.

¿Es bueno el uso de las redes sociales en el trabajo?

Internet se ha convertido en una herramienta global que ha permitido a las empresas conectarse con el mundo y más recientemente las redes sociales han llegado para hacer estas relaciones más personales. Las empresas se han visto beneficiadas de las redes sociales en el trabajo al poder comunicarse más amablemente con sus clientes ya sea por medio de Facebook, Twitter, WhatsApp, Youtube, entre otras.

Redes-Sociales-en-el-trabajo

Los empleados en las empresas también hacen uso de estas redes para estar comunicados con su familia o amigos y también para estar informados de temas de actualidad y cada vez las usan más frecuentemente. Con respecto a esto ha surgido un interrogante ¿es bueno el uso de las redes sociales en el trabajo?

A las empresas les preocupa que sus empleados usen las redes sociales en su computador o celular, pues lo hacen aproximadamente cada 10 minutos, lo cual se podría decir que interfiere con la productividad. Una gran preocupación es la perdida de información que se pueda generar por el mal uso de estas  redes sociales, además de los virus y malware.

¿Qué pueden hacer las empresas para convertir este interrogante en una oportunidad?

Las personas como seres sociables sienten la necesidad de estar comunicándose frecuentemente con su entorno y el uso de las redes sociales es una gran parte de esta interacción. Las empresas pueden más allá de prohibir su uso en el espacio de trabajo, educar a sus empleados sobre la responsabilidad del uso de estas y del tiempo usado en ellas para no interferir con sus funciones dentro de la empresa. Esto ayuda a mejorar las relaciones dentro del equipo, despejan la mente y ayudan a mejorar la productividad y el clima laboral. Las empresas también deben establecer tiempos para que sus empleados hagan uso de estas redes sociales y de ser necesario restringir el acceso a ciertos sitios de Internet en otras horas.

Más allá del uso de redes sociales en el trabajo e Internet para fines personales, las empresas pueden aprovechar el uso de estas para conectarse con sus clientes y empleados pues permiten estar pendientes de la empresa al crear redes internas como por ejemplo grupos de WhatsApp por áreas aclarando que si se usan deben estar a cargo de los coordinadores o encargados de las áreas o departamentos.

Otro de los usos de las redes sociales que se le puede dar es para conseguir talento para las compañías a través de perfiles empresariales como LinkedIn. Una de las funciones más importantes de las redes es poder estar al tanto de sus competidores y del entorno empresarial en el cual se desempeña. Puedes ver 7 tips para impulsar la pequeña y mediana empresa

Las redes sociales cada vez toman más fuerza dentro de la sociedad con el desarrollo de nuevas y más avanzadas funciones que se han ido especializando para ser más útiles para las personas que las usan y aún más para las empresas que pueden desarrollar todo su potencial y usarlas a su favor para impulsar su crecimiento y su interacción con este nuevo mundo globalizado.

Si te gustó este post, compártelo y coméntalo.